LA BRUTAL FALTA DE RESPETO DE LOS DEMAS HACIA MIS COSAS

El total y absoluto desprecio que los jilipollas y los subnormales tienen hacia las posesiones de los demas siempre me ha llamado la atencion, cualquier imbecil hijo de puta vive obsesionado con las posesiones de sus semejantes su vida entera parece girar alrededor de las propiedades de los demas,son su puta obsesion, a lo largo de mi vida entre jilipollas he tenido que sufrir ese desprecio hacia mis cosas de forma constante hasta el extremo de tener que tener mis posesiones bajo llave pero ni siquiera asi me he librado de cosas como que forzasen las cerraduras para darse una fiesta registrando y revoliendo mis cosas, la cosa empezo con mi madre y el primer recuerdo que tengo de esto es que en mi comunion los invitados me regalaron entre todos unas 8000 pesetas, yo las guarde como un tesoro, para un niņo de los aņos 70 esa cantidad de dinero era una fortuna, con el por ejemplo te podias comprar una bicicleta BH ,que era un autentico lujo entonces, como bien sospechais en poco tiempo esas 8000 pesetas volaron, mi madre me las quito y nunca jamas me las devolvio, a ese primer hurto sobrevinieron muchos mas de modo que cuando empece a trabajar por mi cuenta el dinero que guardaba en mi cajon mermaba de forma inexplicable, hoy tena 50 mil pelas, maņana mermaban hasta 49, al siguiente a 48 etc, sin que supuestamente nadie las tocase, tambien cuando empece a tener dinero y a comprarme cosas descubri que mis cosas desaparecian sin ninguna explicacion posible y que nadie en mi familia parecia saber nada al respecto, mi ropa parecia desaparecer segun el curioso patron de los gustos de mi madre, por ejemplo mi madre odiaba las camisetas de tirantes y precisamente esas camisetas desaparecian habitualmente, sin embargo cosas como los zapatos de vestir o los pantalones de pinzas nunca desaparecian, los objetos electronicos como mi walkman o mi calculadora parecian desaparecer magicamente coincidiendo con las visitas de mis primos, tiempo despues descubri que mi madre alegremente se los regalaba, cuando me case la cosa no cambio en nada, el dinero mermaba igual y mis cosas desaparecian siguiendo patrones similares, el cambio principal fue que desde que me case mis cosas aparecian magicamente rotas,hoy dejaba algo funcionando perfectamente en un sitio y al siguiente aparecia en ese mismo sitio pero estropeado, la fijacion tambien de muchas de las personas que han convivido conmigo ha sido tambien el hacerme enormes registros para enterarse hasta de los mas minimos detalles sobre mi vida aparte del estar continuamente cambiando mis cosas de sitio, hoy mismo me ha despertado el ruido que mi mujer hacia mientras registraba los cajones de mi escritorio.

<<<Atras a "mi vida entre jilipollas"