EL CABRON DE MI PADRE Y SUS DOS CARAS

De mi padre tengo que decir que realmente no era una mala persona, era mas bien victima de una cultura y unas circunstancias, sus ideas politicas eran las de un facha recalcitrante, un pro fascista que opinaba que franco era un hombre "muy moderado", su cultura era preocupantemente proxima al analfabetismo y su interes por aprender o conocer cosas nuevas era absolutamente nulo, era una de las pocas personas que he conocido que usaba su ignorancia como un arma, cuando no queria hacer o hablar sobre algo se encogia de hombros y decia la frase "yo no se y como no se no opino", y de ahi no le sacabas, podria escribir un libro entero sobre las extrañezas de mi padre pero en esta ocasion me voy a centrar en lo que mi madre llamaba sus dos caras, esto era que en la calle era un señor simpatico, elegante, absolutamente encantador y educado, vestia de traje y corbata, zapatos relucientes ,algo tremendamente elegante y admirable, en casa era justo al reves, de mal caracter, en calzoncillos sucios, con cara de perro y imponiendo una ley del silencio en la que cualquier cosa que le decias era una ofensa segun el, en mi casa cuando mi padre entraba por la puerta se acababa la alegria, todos le teniamos un miedo atroz pese a que en realidad nunca me dio ni siquiera una bofetada, pero su seriedad, su presencia, imprimia en nosotros un miedo que nos cortaba la respiracion, tambien cuando creci me di cuenta de una caracteristica de mi padre curiosisima, mientras que en casa tenia unos cojones como melones y se mostraba violento y intolerante en la calle y con sus vecinos era un autentico pelele que se dejaba manipular, insultar o incluso robar sin poner ni siquiera mal gesto, varios de mis vecinos de la casa del campo vieron pronto esa debilidad y se aprovecharon de ella de forma manifiesta, se aprovechaban de su ignorancia y de que era un pelele para sacarle en nombre supuestamente de la comunidad de vecinos todo el dinero que les daba la gana, mas adelante cuando yo me converti en propietario de la parcela de al lado la envidia sobre todo por la tremenda piscina que alli me construi les llevo a usar a mi padre como un arma para tratar de atacarme el bolsillo y joderme todo lo que podian, mi padre como buen pelele que no sabe defenderse y como buen cabron con su propia familia se ponia siempre que tenia oportunidad en contra de sus propios intereses y de los mios a favor de los soplapollas de los vecinos que me tenian envidia en especial de un tal manolo que me habia cogio una ojeriza que rayaba en lo obsesivo.

<<<Atras a "mi vida entre jilipollas"